El ruido de lo que somos es tan fuerte, que no deja escuchar lo que decimos.

 

¿ Cuéntanos en un email a comunicacion@madresolteras.org lo que sientas al escuchar esta frase?